Skip links

Depresión enfermedad emocional del siglo XXI

La depresión es un enemigo silencioso que va anidando en el corazón y en la mente de las personas quienes regularmente siguen realizando sus actividades sin darse cuenta de que algo pasa en su interior.

Y es que la depresión se relaciona con la tristeza y con un estado emocional temporal al que no se le da mucha importancia y, en realidad así debería de ser, una emoción momentánea, pasajera pero sucede que a veces nos acostumbramos a sentirnos mal, a olvidar cosas desde las más simples hasta las más complejas, a arrastrar una sensación de tristeza y melancolía que en muchas ocasiones no se sabe de dónde viene y esto obedece a que el día obliga a no ver hacia adentro o a no preguntarse de fondo ¿qué es lo que los hace sentir insatisfechos?

Puede ser una fatiga acumulada, ansiedad por el futuro, más procesos personales que cada quien vive, en el terreno laboral, familiar, de pareja. 

No olvidemos el factor hereditario en cuanto a la depresión aguda o clínica, porque no podemos olvidar que aquí además del factor emocional existe el factor físico. Cuando la depresión comienza a gestarse se debe a que la bioquímica del cerebro se desequilibra.  En momentos en los que comienzan las ideas obsesivas, cuando falta la motivación, cuando por más que se quiere no se encuentra fuerza interior para salir de la cama más que la obligación. 

Cuando el historial de la familia incluye depresión es mucho más probable que más miembros la tenga. Hay diferentes niveles de depresión desde moderada a intensa y cuando el sufrimiento se vuelve crónico es mejor poner atención.  La depresión afecta a más de 300 millones de personas en todo el mundo.

Aunque la mayoría de las personas pudiera pensar que la depresión es una enfermedad de adultos, es alarmante ver que los adolescentes también la padecen. Cuando la depresión es aguda puede llevar a situaciones graves como el suicidio, la cual es la segunda causa de muerte entre los jóvenes de 15 a 29 años. 

La persona deprimida muchas veces se siente incomprendida, en un círculo vicioso del cual no sabe cómo salir, usualmente desarrolla ansiedad y además no quiere ser una carga para los demás. Es importante hacer notar que la depresión no es una elección, es decir, la persona no elige conscientemente estar deprimido por lo tanto no basta con decirle “échale ganas”.

Hay que ayudarles a nivel profundo a entenderse y a tratarse

El terreno espiritual también representa una herramienta fabulosa que brinde apoyo y al mismo tiempo luz de esperanza. Los Ángeles pueden guiarnos también en estos pasajes oscuros y ayudarnos a serenarnos y a enfriar la mente, así como a encontrar el propósito de ese lapso oscuro y profundo perdido en el tiempo.

Para la persona deprimida cada paso adelante es un solo por hoy.  Hay un grupo de personas con depresión que hacen su mejor esfuerzo para salir de esto. 

Tomando en cuenta todo lo anterior y las diversas raíces y niveles que engloba algunas de las soluciones pueden ser: 

  • Recibir apoyo emocional y/o psicológico
  • En caso de ser necesario, recibir medicación temporal durante el proceso de recuperación
  • Recibir amor incondicional de la familia, no juicio
  • Ayudar con técnicas de reprogramación mental para crear nuevas sinapsis.
  • Mejorar la calidad de los alimentos que se ingieren
  • Realizar actividad física
  • Meditación y contacto angélico
  • -Emplear cualquier medio que pueda brindarle a la persona apoyo emocional y lo ayude a sentirse más fuerte 

Sea cual sea la raíz de la depresión, los métodos para combatirla son diversos y juntos representan la sanación integral. Tu puedes levantarte y mirar lo bello y maravilloso de estar bien.

Leave a comment